Aceptar la gordura

12 de enero de 2014
Yo era una puberta gorda, recuerdo haberme sentido incómoda en la playa usando traje de baño, o usar ropa muy entallada, recuerdo haber usado un disfraz un halloween con leotardo y recibir burlas sobra como se notaba mi barriga. De adolescente me inscribí en varias clases de baile y natación, disfrutaba hacer mucho ejercicio y comencé a bajar mucho de peso, inintencionadamente pase de ser una persona gorda a ser una persona delgada. Y recuerdo que lo que escuchaba era que bien te ves, que bonita te has puesto, que linda se te ve la ropa. Cómo muchos, viví los efectos de la cultura de la dieta, donde bajar de peso hace que recibas atención positiva, con estas formas de reforzamiento, llegue a permitir que mi peso definiera mi cómodidad, mi estado de animo, mi percepción de belleza. Darse cuenta de este espejismo me ha permitido desvincular mi amor propio de los números de la báscula, y no contaminarme de prejuicios y odio a la gente con sobre peso.


 


La cultura de la dieta es un sistema de pensamiento en el cual la comida se convierte en un asunto de moral publica, dónde personas solo se permiten en ocasiones especiales la 'comida mala' (comida frita, comida con alto contenido de carbohidratos, dulces). En esta cultura uno es saludable dependiendo en su nivel de no-gordura, donde no estar en tu peso ideal se convierte en la más grave forma de fracaso personal. Una cultura donde perder peso hace que otras personas te feliciten, y que dentro de los parámetros de belleza del mercado, te vuelvas más atractivo. 

La cultura de la dieta es agresiva, al estar sumergidos en ella nos lastimamos a nosotros mismos y a otros. El mismo lenguaje de esta cultura gira al rededor de herir: Quema calorías, corta la grasa, si no duele no sirve, dile adiós al hambre, desaparece los antojos, gana la guerra contra el sobre peso... Ya basta. Hay gente gorda. Esas personas podemos ser nosotros mismos, nuestra pareja, nuestros padres, nuestra mejor amiga, tu hermano, tu jefe, la persona que se sienta a tu lado en el camión... Acéptalos. Acéptate.

La aceptación de la gordura no se trata de evitar los temas de salud ya ampliamente conocidos asociados con el sobrepeso (diabetes tipo 2, hipertensión arterial, dolor crónico...), se trata de detener esta guerra contra las personas obesas, contra nuestro propio cuerpo. Aceptar no es rendirse, aceptar se trata de reconciliarse, de ver las verdaderas dimensiones del problema: Ser gordo es eso, gordo, no significa ser menos capaz, menos atractivo, menos inteligente, y no debe significar ser menos feliz.

Aceptar ser gordo no se trata de perpetuarlo, se trata de tener una mejor relación contigo mismo, de saber que mereces amor y respeto, de sentirte bien, de no permitir que afecte tu salud mental. Aceptar ser gordo es no esperar la validación de otros, es no querer cambiar par ser como deberíamos. Se trata de vivir feliz ya, independientemente de tu talla, de saber que tu cuerpo es suficiente para usar bikini en la playa, para ir al gym, para bailar o tener sexo. Tu cuerpo, así como esta merecer ser tratado con cuidado y cariño, decidas o no perder peso.












24 comentarios:

  1. Ufff, temón de mi vida. Siempre he sido deportista, y gracias al bullying que sufrí en el colegio (donde me agredieron hasta quedar seriamente lesionada e imposibilitada de caminar por dos años), terminé con el doble de mi peso normal al cabo de dos años.
    Luego de una lucha constante para saber si es que en realidad era yo la que estaba mal, me di cuenta que no. La sociedad siempre me dijo "que linda te veías cuando tenías 15", y claro, bajar de 120 a 65 kilos de nuevo no es algo fácil. De hecho aún no lo logro, sólo llegué a pesar 40 kilos menos. ¿Y sabes qué? Volví a ser deportista. Aún así, la sociedad suele tener prejuicios. Más de alguna vez me han dicho "segura que puedes con los 5k?" Y ahí yo demostrando que ser gordo no es lo mismo que ser sedentario.

    Te invito a leer mi blog, es una ensalada de cosas que en realidad contiene algo de fatshionblog también. Sobre todo esta entrada de aquí abajo:
    http://www.nosoyfashionista.cl/2013/10/y-ti-no-te-molesta-ser-gorda.html

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartirme tu experiencia, me voy a leer tu blog y seguirte ♥

      Eliminar
  2. Que bueno que vuelvas a escribir <3
    Este tema me toca mucho. Soy gorda, siempre he estado sobre mi peso, pero ahora soy gorda. Es un hecho remediable.
    Me odié. Me odié por ser gorda; me escondí, me vestí feo... cambié mi ropa por pantalones deportivos viejos y gastados que era lo único que yo merecía. Por que una gorda fea como yo ¿Qué otro derecho tiene además de cerrar la boca y correr?
    Que vergüenza, que vergüenza que otra gente te vea (y peor que te vea comer).
    Hasta que me aburrí de andar tan depresiva y de no arreglarme hasta volver a mi peso normal.
    Si no me siento linda ahora, cuando baje de peso me voy a sentir linda?

    Qué lindo leerte ahora Nadia! Qué lindo! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu experiencia, yo también aveces me he sentido que no merezco verme linda, yo creo que a todos nos ha pasado, pero es lamentable que personas vivan así su día a día.

      Espero sigas sintiéndote linda siempre *_*

      Eliminar
  3. Uff este tema tiene tanto de donde sacarle! Me acuerdo como cuando iba en la secundaria comencé a engordar (estaba mas o menos a como estoy ahora, algo mas pesada). Mi mamá por querer ayudar me decía que ya no comiera tanto y cosas así. Yo le decía NO ESTOY GORDA, pero a pesar de que lo repetí tanto, solo pasó que me empecé a sentir mal conmigo misma y tratar de bajar de peso de formas no adecuadas. Afortunadamente ahora puedo ver las cosas con otros ojos :). Excelente entrada! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces no sabemos como ayudar y solo perjudicamos u.u! Gracias por compartirme tu experiencia ♥

      Eliminar
  4. Yo me encuentro en una terrible batalla por el momento. Estoy al límite de mi "rango normal", y a 6 o 7 kilos de distancia de mi "peso ideal". Nunca lo he visto como problema, y mi hermano siempre me ha regañado para "ponerme a hacer ejercicio", se que es algo que debo de, pero la verdad no me sentía motivada, hasta que comenzé a tener problemas para caminar, me dolían mucho las rodillas, fui al médico y me dijeron que probablemente sufriría de osteoartritis desde muy jóven (actualmente tengo 15 años). Al bajar de peso, por obvias razones, el dolor disminuye, y por suerte aún no es demasiado tarde para tratar de hacer algo al respecto, pero con años de no hacer ejercicio me es muy dificil comenzar de vuelta. Aunque ésto no tiene que ver mucho con el tema, creo que debo de mencionarlo, ya que, entre esos regaños de mi hermano, me defendía con un "me gusta estar así", y él simplemente me miraba extrañado "¿A qué chica de 15 años le gusta estar así?", como si fuese un fenómeno al decir que me gusta estar llenita. Debo de admitir que, aunque su comentario me hizo sollozar, no ha cambiado mi opinión de que me gusta estar así y así me quiero.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. no es tanto de aceptar la gordura es de aceptarse tal y como somos por mi parte tanto físicamente como emocionalmente "siempre e sido gorda" entre comillas porque ahora dicen que e adelgazado pero sigo inconforme, cuando dijiste disculpa pero nose como interpretarlo, nose de que manera lo dices hay personas gordas que son muy lindas físicamente y sentimentalmente y aunque otras no, no lo digo por el físico si no la actitud en mi caso nunca quiero llegar a ser lo que era antes GORDA porque en vdd lo estaba y aun sigo aunque menos no deseo volver a ese punto muy redondo de mi vida a mi me gustan las personas que digamos son gorditas, rellenitas con carnes por así decir y que se quieren y les gusta verse así y aparte tienen gran confianza en ellas mismas me gusta su actitud como son y se desenvuelven pero de ahí no mas, no me gustaría volver a ser así de nuevo lo único que puedo decir es a mi no me gustaría volver a ser gorda, ni ser gorda pero si otra persona gordita se siente bien así yo estoy encantada de su carácter y de ella/os porque digo esto para que no me mal entiendan y piensen que me desagradan las personas gordas porque no es así la batalla mas grande que tenemos aparte de los prejuicios es la batalla interna con nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes que disculparte por no querer estar gorda de nuevo, tus motivos son suficientemente validos. Gracias por compartirme tu experiencia ♥

      Eliminar
  7. Gracias por compartirnos tu entrada, llegue aquí conociendo nuevos blogs y aunque no soy mucho de comentar no podría quedarme sin decir nada. La verdad es que yo siempre e sido delgado y a pesar de ello por temporadas estuve un poco o menos llenita y aun sin llegar a sufrir de obesidad llegue a experimentar todo tipo de comentarios ofensivos.

    Mas halla de eso cada que bajaba de peso me pasaba exactamente igual. Nunca faltan las personas que critican ambos lados, que si estas gordita no te cuidas, si eres delgada no comes y solo te importa tu imagen. Superficial, descuidada, de ambos lados puedes sufrir el mismo problema. Y como dices lo mejor que se puede hacer es aceptar y ser conscientes de lo que somos y de como nos vemos y queremos ver >v<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las personas siempre vemos que criticar! Cómo tu dices, si no es una cosa, es otra... Gracias por compartirme tu experiencia ♥

      Eliminar
  8. Justamente hoy estaba pensando en este tema y es que es algo muy delicado por así decirlo. Yo siempre he sido delgada pero como toda chica no siempre he estado conforme con mi cuerpo, creo que es muy difícil el poder estar 100% conforme con uno mismo, siempre habrá algo que para nosotros o para la sociedad esta mal. Algo que me parece muy preocupante es eso de que cuando uno es delgado comienza a recibir comentarios como de aceptación, sobretodo cuando uno antes era gordito y luego bajo de peso, es algo preocupante ya que te hace pensar ¿entonces siendo de esta manera le agrado más a la gente? cuando, como dices, se trata de aceptarte como eres, en fin, creo que este tema es de esos donde hay muchas y muchas opiniones. Me gustó mucho leer tu entrada, te mando un saludo~

    http://soyunannie.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente uno de los grandes problemas es poner en pedestal la delgadez. Gracias por compartirme tu experiencia ♥

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. el peso siempre será un tema, si eres gordo eres fea, si esas delgada eres linda, eso nos han metido en la cabeza... en el colegio pesaba 74 kilos y mis compañeras me preguntaban porque no bajaba de peso... literalmente me decían,, "eres bonita, porque no bajas de peso?" ... osea que por tener kilos demás automáticamente me afeaba.... nunca me sentí fea o mal por mi peso, afortunadamente aprendí a temprana edad que no tengo porque hacer lo que los demás quieren ni responder a sus estándares de belleza, si he bajado de peso siempre a ido pensando en mi salud (antecedentes de presión alta y otras cosas) me dije a mi misma si voy o no a bajar de peso no será por agradarle a alguien o que me digan que estoy mas bonita,... ahora peso 64 kilos, para alguien de mi estatura aun es sobrepeso y aun me veo rellenita, pero me miro en el espejo y me encantan como soy ;)

    mi-dulce-ilusion.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala hubiera mas personas encatadas con lo que son cómo tu ♥
      Gracias por compartirme tu experiencia ♥

      Eliminar
  11. Es tan terrible que te achaquen tu peso a cada rato!
    Por mi parte, engorde cuando niña x culpa de mis abuelos que me conpraban tonteras y me daban plata para que me comprase cosas en el colegio. Sumado a eso, no me gusta ni soy buena en ningun deporte. No corro porque me ahogo y mis rodillas estan dañadas. O sea, mal.
    Pero bueno...luego creci y mi cuerpo cambio. A los 14 media 1,62 y pesaba algo asi como 65 kg. No es mucho sobrepeso...pero ahi fue cuando empezaron a hueviarme por el peso..lo terrible es que siempre ha sido mi familia. Es verdad, tenia pancita y mis caderas eran anchas...pero yo soy potona xD que le voy a hacer.
    Pues bien, me metieron al gym...y si, para los 15 tenia brazos firmes, mi pancota habia disminuido aunque no desaparecido y mis piernas estaban en talla 42. Aun asi no estaba conforme...era super insegura. Me sentia narigona, ojerosa y poco agraciada.
    Pasaron los años. Con mi ex mi personalidad florecio junto a mi seguridad. Como no...teniendo a alguien que te encuentra hermosa, aunque estes llena de estrias y tengas una pancita qie no puedes ocultar...
    Pues bien...el tiempo siguio pasando. Me fui a la uni...y en primer año, por el stres k me causo todos los cambios que tuve en tan poco tiempo (cambio de vlciudad, sola sin mis amigos y ahora con un ex...mi terror a la gente nueva...en fin!) que baje nuevamente y llegue a talla 40 sin siquoera notarlo porque seguia sintiendome gorda, porque tenia "guata de camionero" ( que ahora pensandolo bien,debio ser pura cerveza xD).
    En segundo año, me dedique a la buena vida: chanchear con mis amigos, salir a bares, almuerzos rapidos de completos (hot dogs) cuando apenas teniamos40 min para almorzar. En fin...subi de peso sin notarlo hasta ser talla 44. Y ahi empezo el real bullying familiar por mi peso. Mi papa cada vez que iba a casa me recordaba lo gorda que estaba.
    Asi fue, como casi deje de comer. Comia lo mas minimo posible, entre al gym y caminaba a todos lados...no solo por ahorrar, sino por el gasto energetico que eso significaba. Asi.baje y baje..y fui 40 de nevo...pero esta vez mi pancita empezaba a.desaparecer, mis puernas estaban delgadas...en realidad solo me quedaba por bajar ese gordito que se forma en la entrepierna...mis brazos estaban.torneados, mis nalgas firmes y mis bubis casi ni existian. Tanto asi que mis amigos me molestaban...unos por mi desaparecida delantera y otros, que me conocieron asi, por mi evidente planicie delanteral.
    Ahi fue la unica vez que mi papa me dijo que estaba delgada y linda. Pero yo.np estaba satisfecha...queria bajar mas aun de talla. Pero las.cosas np son eternas...meses despues, sin planearlo, mebarace...y obviamente subi de peso. Ahora peso alrededor de 68 kg y lucho por bajar. Y el recuerdo de ese cuerpo "perfecto" me mata la psiquis...y mi ropero lleno de ropa queno me queda del todp bien es un recuerdo constante de lo que fui...y me impulsa a volver ahi. Nunca mi cuerpo fue tan TAN importante hasta que me embarace. Ahora no solo mi.papa me trata de gorda, sino que ahora tb mi mama...y duele, porque ellos tampoco.hacwn nada para ayudarme. Me retan.por la.cantidad de azucar, porque como cada 4-5 hrs (y eso que igual.como poquitos), que como pan, que como pasteles,que como esto y lo otro. Pero como no lo voy a hacer?? Si viven comprando cosas ricas!! Yo.cuanod.baje de pesp deje de comprar tonteras y comia sano al extremo.... No tengo la fuerza de voluntad de dejar cosas que me gustan si cada vez que abro.el refri las veo ahi. Lo encuentro tan injusto...mi cuerpo se hizo mierda durante 40 semanas...y ahora nobparan.de recordarme que.subi.de peso, a pesar de que.ya casi.no twngo.pancita (es como la que tenia a los 16) y si, tengo el potp gordo y me salio un rollo feo bajo el ala...perp tpoco es que estw obesa...
    Y lo terrible ea que nadie ae da cuenta del daño que te hacen...es como que creen que uno no se da cuenta y que no me juzgo por ello...simplemente dan mas leña al fuego y la obsesiva que esta escondida por ahi empieza a revivir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apena leer tu situación, desafortunadamente algunas personas tienen entornos mas complicados. Animo mujer! Ojala puedas cuidarte mucho y no dejarte lastimar.
      Gracias por compartirme tu experiencia ♥

      Eliminar
  12. Tu entrada me resulta motivante,yo tambien era gorda de nña y en la adolescencia, comence con una dieta valorada por un nutriologo a los 14 la cual no segui por mucho tiempo , a los 16 comence a dejar de comer, y a los 20 comence a vomitar.Ahora soy una persona delgada, "aceptada" pero no sana. Sin duda las burlas o tu no aceptacion te llevan a hacer cosas buenas o malas, no le hecho la culpa a los que se burlaron al final yo decidi mi camino pero, aceptarse como tal, puede hacer la diferencia.

    ResponderEliminar
  13. En mi caso ha sido todo lo contrario, siempre se han burlado de que soy muy delgada, de pequeña me atascaba de harinas para ser mas llenita, y verme "sanita", pero conforme fui creciendo me di cuenta que así es mi cuerpo y poco a poco lo he ido aceptando, aún escucho comentarios hirientes de vez en cuando, solo que ahora dejo que se resbalen y solo me enfoco en la gente positiva que me quiere y me rodea. El peso es algo que pesa mucho en esta sociedad y no debería de ser así, todos los cuerpos son hermosos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me paso igual! por eso pienso que independiente de ser gordita o muy delgada la sociedad nunca esta conforme. Millones de veces familiares, conocidos, personas en la calle cuestionaban mi alimentacion, me llamaban anorexica, me 'recomendaban' comer mejor o tomar suplementos, recuerdo sentirme super infeliz e intentar ganar peso solo para ser socialmente aceptada . tiempo despues dejo de interesarme el tema de mi peso, pero en un periodo de mi vida (19-22 años) pase de pesar 42 kilos a pesar 52 y he recibido muchos comentarios positivos acerca de lo saludable que me veo, aunque para ser honesta ya me da igual lo que piensen haha. Me encanta tu blog♥


      Eliminar
  14. Me gustó mucho esta entrada, pues me hizo reflexionar bastante sobre mi mismo, sí, estoy de acuerdo de cuan triste es cambiar para ser aceptable ante la sociedad, pues yo perdí 17 kilos el año pasado y aun sigo en mi lucha para mantenerme en forma, pero no creo que sea malo el querer dejar de ser algo para convertirte en otra persona pues eso me ayudo mucho a sentirme bien conmigo mismo cada día, ahora me siento muy bien y más feliz conmigo mismo. Y ahora solo tengo que agradecer a la sociedad que me maltrato tanto antes de perder todo ese peso, creo que no fue la mejor manera pero realmente creo que de cada cosa negativa en la vida sacas algo positivo. No creo que el cambio sea malo y tampoco hay que comformarse con lo que uno es, sin embargo creo que es una buena entrada para las personas con sobrepeso pues ahi gente que por ello viven tristes. Saludos chica! besos.

    ResponderEliminar
  15. Uff, siempre que leo estos temas casi lloro ahah, la cosa es que también me gustaría compartir un poco mi experiencia, más que nada porque pasé por muchas etapas en torno a esta situación.
    Siempre fui gorda, desde pequeñita, era la niña la que todos criticaban por detrás y lo único que decían cuando me veian las personas adultas era " uuy, que está grande usted ", cuando a mis compañeras del colegio siempre les decían " qué lindas estás, te ves tan bonita ". Y bueno, así siempre fui creciendo, mi madre al ver esta situación me llevó a mil y un nutricionistas, pero yo me encerré en todas las frases molestan que me decían en el colegio y me sumergí aun más y más en la comida. Cuando llegué ya a la adolescencia tenía mas o menos unos 50 kilos de sobre peso. Me costaba demasiado hacer amigos ahaha y hablar con la gente, sobre todo porque pensé que por mi aspecto no me iban a querer hablar y al final siempre estaba sola, no tenía amigos y lo único que quería era morir .. tooooodo el tiempo. Al pasar el tiempo cuando ya me hice un poco más grande tomé la decisión de bajar de peso, y lo hice, pero de muy mala manera ya que no estaba sana mentalmente para hacerlo ... no comía nunca y si lo hacía vomitaba todo, tomaba agua como loca y me la pasaba durmiendo todo el día, estaba muy muy débil, al final terminé con una anorexia severa y con tratamiento ...
    En fin ahaha cuando entré a la universidad subí mucho de peso haha pero nunca tanto como antes, la cosa es que ahora, a mis 20 años, estoy en una etapa de mi vida en la cual aprendí, realmente aprendí a aceptarme así tal cual, y de esa misma manera aprendí también a no juzgar a la gente en mis mismas condiciones y a ver la belleza con otros ojos, realmente me siento mucho más feliz que cuando no comía nada C: porque ya no tengo miedo a ser la persona que soy, a hablar con los demás, o a quedarme en casa un día en el que podría ir a nadar a la playa.
    Creo que lo mejor es antes que nada, aceptarse y así mismos podremos aceptar a los demás y quererse para querer. El primer paso de un largo camino por recorrer.

    ResponderEliminar

Aprecio tus comentarios ♥

Con la tecnología de Blogger.
IR ARRIBA